.

.


 

La dependencia emocional es un trastorno en el que la persona sufre de apego excesivo, no disfruta de las relaciones, se “engancha” en exceso a otra persona y pierde su individualidad satisfactoria.

Esta situación se puede establecer en cualquier ámbito: relaciones de pareja, amistades, compañeros, familia, personas del entorno…

  • Características de una persona dependiente emocionalmente:

    Su felicidad se centra en una sola persona (no disfruta de otra cosa que no sea estar con quien ama o aprecia).
    Su estado de ánimo depende de cómo le tratan los demás o de lo que piensan de ella.
    Evitan llevar la contraria, teme molestar o ser rechazado.
    Antepone el deseo de otros al suyo propio.
    Sólo se siente bien consigo mismo si se siente querido. Si no hay a quien querer se siente vacío.
    A menudo le invade el miedo a perder a esa persona, por lo que no disfruta como debería de las relaciones.
    Cae fácilmente en los chantajes emocionales. Sacrifica su felicidad para dársela a otros.
    Prefiere sufrir antes que dejar a esa persona de la que está enganchado.No se siente capaz de salir adelante sin esa persona.
    Su vida sin el otro no tiene sentido.
    Se siente responsable de la felicidad de los demás. Se cree con la obligación de contentar a los demás, si no lo hace le invade el sentimiento de culpa.
    Se obsesiona un poco con esa persona, quiere tener el control de su vida, personas con las que habla, etc… Deja de vivir su vida para seguir la del otro.
    Tendencia al aislamiento social, el resto de personas de su entorno pierden importancia, sólo se desea pasar la mayor parte del tiempo con esa persona.
    La persona nunca está contenta, siempre quiere más, teme que la dejen por lo que suele encontrarse en un estado ansioso casi permanente.
    La persona con dependencia emocional necesita al otro para disfrutar.
    La persona dependiente no puede estar sola, se deprime, no se siente capaz de disfrutar de la vida. Ha convertido la relación con el otro en una necesidad para CREER sentirse bien.

A todos nos gustaría tener una pareja ideal, personas a las que querer y sentirse querido, etc…Pero hay que tener muy clara la diferencia entre “desear” “necesitar”. Cuando necesitas no funciona, si uno no se ama a sí mismo no puede amar a otros de una forma madura y sana.

 
“La mayoría de miedos de ser rechazado descansan en el deseo de ser aprobados por otras personas. No bases tu autoestima en sus opiniones

Harvey Mackay