Mitos y leyendas ante la visita al psicólogo

Publicado por:

Años de experiencia profesional demuestran que determinados mitos a día de hoy siguen generando prejuicios -errores de pensamiento- basándonos en los cuales negamos la necesidad de o demoramos la visita al profesional de la psicología. Analizamos con detalle los más habituales aportando a continuación una respuesta acorde con la realidad.

MITO. “Para qué voy a ir, yo no estoy loco”. RESPUESTA. Quizás el mito que más peso tiene. Popularmente se ha relacionado la visita al psicólogo o psiquiatra con la locura (camisas de fuerza, desconectar con la realidad, algo mal visto, ¿qué van a pensar, qué van a decir?). Decir que la locura no existe como trastorno, lo que sí existen son determinados problemas psicológicos que se pueden manifestar a nivel de pensamiento, emociones o conductas y que pueden llegar a repercutir en mayor o menor medida en tu vida diaria. Para ello el profesional cualificado guiará en el proceso de solución del malestar contando con la colaboración del paciente.

MITO. ¿Para qué voy a ir, si ya estoy con pastillas?. RESPUESTA. Conviene decir que nuestra salud no es sólo física, también lo es mental y los profesionales de la salud mental son los psicólogos y para casos más incapacitantes los psiquiatras. La salud mental la conforman nuestros pensamientos, sentimientos y conductas. En los fármacos se deposita la esperanza de curación de todo, la industria farmacéutica encantada, pero todo no lo pueden curar o cambiar, mucho menos tu forma de pensar, de sentir o de actuar. El psicólogo a través de su formación especializada y experiencia profesional ayuda a entender los síntomas, ubicarte dentro del problema y facilitarte herramientas específicas para el manejo, el control y la prevención.

MITO. “Ya fui a uno y no me funcionó”. RESPUESTA. Si con uno no funcionó nunca significa que con otros no funcione. Si no fue así puede ser debido a varios factores: que el profesional tuviese poca experiencia, que no existiese un feeling o clima de confianza adecuado, que la corriente o enfoque de trabajo del profesional no fuese el correcto para el problema a tratar, algo que no tiene porqué saber el paciente pero sí debe formar parte de la ética deontológica del profesional.

MITO. ¿Qué va a pensar el psicólogo si le cuento mi problema?. RESPUESTA. Lo que que le cuentes al psicólogo no es novedoso para él, contarlo es condición imprescindible para entenderte y ayudarte a solucionarlo si por tus propios medios no has podido conseguirlo. Los problemas psicológicos son más comunes de lo que uno pueda pensar y los psicólogos cualificados los conocen a fondo por su formación y experiencia, están preparados para acompañarte en el camino de la solución.

MITO. “Para qué voy a ir si ya me han aconsejado amigos y familiares”. RESPUESTA. Amigos y familiares pueden entenderte, ponerse en tu lugar, apoyarte, pero ir al psicólogo es mucho más que eso. Si trabajar como psicólogo sólo consistiera en entender y apoyar no haría falta estudiar una carrera de 5 años o Masters, ni asistir a Cursos, Congresos, muchas personas, con o sin estudios, podrían ejercer como psicólogos. La diferencia es que un psicólogo cualificado, a través de su formación especializada, experiencia profesional y habilidades terapéuticas aplica conocimientos y técnicas específicas con una finalidad: conseguir un cambio en la persona y que las herramientas proporcionadas le sean útiles en adelante.

MITO. “Lo que me vaya a decir, ya lo sé yo”. RESPUESTA. Si esto fuera así no existirían ni Facultades de Psicología, ni Licenciatura de Psicología, ni Másteres, ni Doctorados, ni Congresos o Cursos especializados. Este mito es fruto absoluto de la medicalización de la sociedad, como asociamos curación con pastillas, dudamos de que la palabra sea un instrumento terapéutico.

Carlos Aldana

About the author

Carlos Aldana Carlos Aldana

0

Sobre el autor:

Carlos Aldana
  Related Posts
  • No related posts found.

Añadir un comentario