La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial que se caracteriza por acumulación excesiva de grasa general del tejido adiposo en el cuerpo. La grasa corporal se incrementa hasta tal punto que se asocia con numerosas complicaciones en la salud o enfermedades y un incremento de la mortalidad.

La Obesidad predispone, para varias enfermedades, particularmente enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, apnea del sueño, ictus, osteoartritis, así como a algunas formas de cáncer, padecimientos dermatológicos y gastrointestinales.

Según el origen de la obesidad, ésta se clasifica en los siguientes tipos:

  1. Obesidad exógena: La obesidad debida a una alimentación excesiva.
  2. Obesidad endógena: La que tiene por causa alteraciones metabólicas. Dentro de las causas endógenas, se habla de obesidad endocrina cuando está provocada por disfunción de alguna glándula endocrina, como la tiroides(obesidad hipotiroidea) o por deficiencia de hormonas sexuales como es el caso de la obesidad gonadal.

La terapia psicológica es fundamental, dentro de un enfoque de tratamiento multidisciplinar, ya que abordar y tratar las características psicológicas del paciente es clave para adquirir un compromiso adecuado con el tratamiento a seguir, proveer de herramientas que le permitan un cambio en los hábitos de alimentación y estilos de vida además de lograr un fortalecimiento interno. El objetivo no es sólo la reducción de peso sino evitar las recaidas típicas de este problema.